lunes, 16 de agosto de 2010

Vitaminas y minerales contra el estrés / Rev Cubana Farm v.35 n.1 Ciudad de la Habana ene.-abr. 2001

Vitaminas y Minerales Contra el Estrés, Recomiendan en Cuba

Por Vicente Escobar · Domingo, Agosto 15th, 2010

Nota de Vicente Escobar.- En este artículo se mencionan las ventajas de nuestro EQUILIBRIO para grupos de población como los adolescentes, ancianos, embarazadas, fumadores, bebedores y en general, las personas que siguen regímenes dietéticos deficientes.

¿Conoces a alguien así? Llévale el EQUILIBRIO de inmediato.

Revista Cubana de Farmacia

versión impresa ISSN 0034-7515

Rev Cubana Farm v.35 n.1 Ciudad de la Habana ene.-abr.  2001

Vitaminas y minerales contra el estrés

Jose Antonio Espinosa Hernández1 y Manuel Cué Brugueras2  

Resumen

Se define el estrés como tal, así como los tipos de tratamientos para este. Se expresan las relaciones entre las multivitaminas y minerales y el estrés y se dan criterios sobre su uso. Se concluye que los principales medicamentos antiestrés encontrados contienen las vitaminas E, B1, B2, B3, B5, B6, B12,C, ácido fólico y minerales cinc y hierro; entre los principales fabricantes se encuentran: Lederle, Rugby, Ayerst, Scherin, Vicks Health Care, Goldline, Squibbs, Miles Inc. y Natural Life.

 DeCs: ESTRES/quimioterapi a; ESTRES PSICOLOGICO/ quimioterapia; ANTIOXIDANTES/ uso terapéutico; MINERALES/uso terapéutico; VITAMINAS/uso terapéutico.

El término estrés ha entrado a formar parte del lenguaje popular. Para algunas personas es la sensación de verse apremiado y contraído porque tiene que hacer muchas cosas en un corto período, o la irritación que se siente cuando chocamos con dificultades de la vida diaria; también pudiera ser la inquietud como consecuencia de un examen, la preocupación por un familiar enfermo o las molestias por problemas de viviendas.

El estrés constituye una respuesta del organismo humano ante situaciones que significan algo importante para él y que poseen el carácter de amenaza, desafío o sobrecarga. Estas situaciones son llamadas estresores o agentes estresantes; la respuesta del estrés se expresa al nivel psicológico (se acelera el pulso, se eleva la tensión arterial) y al nivel bioquímico (algunas sustancias del organismo pueden sufrir alteraciones) .1

Tratamiento del estrés

 Partiendo de la idea de que las consecuencias negativas del estrés tienen un "gatillo" psicológico y una manifestación física, el tratamiento de este tiene que conllevar acciones sobre la psiquis y sobre el organismo, puesto que ambos se afectan, y debe contener los elementos siguientes:2

  • Cognoscitivo o educación del sujeto estresado para que conozca las causas, el mecanismo y las consecuencias del estrés.
  • Determinación de los agentes causales del estrés.
  • Aumento de la resistencia y la salud del individuo.
  • Condicionamiento o base para el establecimiento y la modificación de hábitos.
  • Relajación o aumento de la resistencia psicológica ante situaciones de estrés.
  • Seguridad de que el tratamiento no cause daño y que sea agradable.
  • Buen trato al sujeto estresado para que funcione el tratamiento.

Utilizar medicamentos para combatir el estrés se identifica con el aumento de la resistencia y la salud del individuo, al utilizar multivitaminas y minerales.

Multivitaminas y minerales y su relación con el estrés

El nombre de vitaminas fue propuesto por el bioquímico polaco Casamir Funk, después de que investigadores como el británico Hopkins y el holandés Pekelharing demostrarán mediante estudios experimentales que estas sustancias eran indispensables para la nutrición. Aunque, como sostiene F. Grande Govian en su libro Nutrición y Salud, "la persona normal que come una dieta suficiente para satisfacer sus necesidades de energía y que contiene alimentos corrientes, debe recibir todas las vitaminas y no es de esperar en estas condiciones que el aumento en el consumo de estas tenga efecto-beneficio alguno"; está demostrado que grupos de población como los adolescentes, ancianos, embarazadas, fumadores, bebedores y en general, las personas que siguen regímenes dietéticos deficientes precisan de un mayor aporte de estas sustancias, sin valor energético pero dotadas de una gran actividad biológica.3,4

Las vitaminas son sustancias químicas esenciales para el mantenimiento de las funciones metabólicas normales y, por lo tanto imprescindibles para la salud. Dado que el organismo es incapaz de sintetizarlas (excepto la D y la K), es necesario su aprovisionamiento desde el exterior.4,5

En los países desarrollados son poco frecuentes las deficiencias importantes de vitaminas, pero existen muchas circunstancias en las que con la ingesta habitual de alimentos no se alcanzan los niveles óptimos de estas sustancias. En realidad, el régimen alimentario en los países industrializados no siempre está tan bien equilibrado como se creía desde hace muchos años. De hecho, si se divide la cantidad de alimentos consumidos por el número total de una población, puede conocerse el valor de un régimen medio. No obstante, dicho valor no tiene en cuenta que los hábitos alimentarios varían considerablemente de un grupo de individuos a otro, por lo que al llevar las investigaciones a escala individual, se comprueba que algunas personas tienen un régimen alimentario muy inferior a la media tanto en calidad como en cantidad.5,6

La agencia norteamericana Foods and Drugs Administration (FDA), es el organismo que ha elaborado el estudio más importante sobre los requerimientos vitamínicos, de modo que las dosis recomendadas por dicho organismo son las que se toman como base por muchos países desarrollados. Estas dosis diarias recomendadas se denominan Recommended Dietary Allowance (RDA) y cada vitamina tiene su RDA correspondiente. Todos los productos comerciales incluidos dentro del grupo terapéutico de vitaminas y minerales están compuestos por la mayoría de las vitaminas, los minerales y los oligoelementos más importantes, a una dosis que van desde ½ RDA hasta 2 RDA.5

Con el énfasis de la medicina moderna en la prevención de enfermedades, cada día son mayores los esfuerzos dirigidos hacia la prevención de todo tipo de afecciones y es precisamente por esto que las vitaminas y los minerales han adquirido una importancia tan considerable entre los científicos, los médicos y la población en general, que ha visto en estos nutrientes la posibilidad hecha realidad de utilizarlos, no solo como instrumentos para prevenir enfermedades y para prolongar la vida. De hecho, las nuevas aplicaciones terapéuticas y profilácticas de muchas vitaminas y minerales están basadas en recientes descubrimientos de propiedades benéficas hasta hace poco insospechadas.6-10

De especial interés entre las vitaminas y minerales son las que tienen propiedades antioxidantes. Entre las más conocidas se encuentran las vitaminas C y E, la coenzima Q y el betacaroteno. Otros antioxidantes importantes son el ácido glutámico entre los aminoácidos, el selenio entre los minerales, y el glutatión.7-16

Lo beneficioso de los antioxidantes se deriva, precisamente de su capacidad para interferir con el efecto nocivo de los llamados radicales libres, partículas químicas muy inestables cuya acción oxidante induce cambios dañinos en las células alterando su estructura y comportamiento. Se cree que esta es la base del proceso de la arteriosclerosis, de la formación de tumores y del envejecimiento en general. De ahí la importancia de que los antioxidantes actúen como antídotos contra los radicales libres.17-20

Ya sea por un mayor requerimiento de nuestro organismo o debido a que los alimentos que consumimos son deficientes en muchos nutrientes o porque la mayor exposición a sustancias tóxicas en el medio ambiente nos hacen más vulnerables a muchas enfermedades, la ingestión suplementaria de vitaminas y minerales ha adquirido una importancia vital, y entre estos los antioxidantes están demostrando ser un instrumento cada día más eficaz en la prevención y tratamiento de diversas enfermedades.21-33

Resumiendo, en relación con la importancia de los radicales libres y las vitaminas antioxidantes, podemos decir que los radicales libres son moléculas que reaccionan fácilmente con algunas sustancias que forman parte de la membrana celular, destruyéndolas, y provocando de este modo el envejecimiento prematuro de las estructuras esenciales de los tejidos. Este mecanismo relacionado con el estrés, con la contaminación del aire que respiramos y con el humo del tabaco, entre otros, propicia la aparición del fenómeno técnicamente denominado "estrés oxidativo", proceso que puede producir arterios-clerosis, enfermedades cardiacas y otras. 34-38

Los radicales libres por otra parte, reaccionan fácilmente con los ácidos nucleicos del núcleo de las células alterando el código genético. En virtud a esto último las células afectadas pueden cambiar, morir, o eventualmente mutar generando una nueva estirpe celular que puede desencadenar enfermedades como el cáncer. El organismo posee un sistema que barre los radicales libres o los neutraliza ligándose a ellos, que incluye enzimas y vitaminas antioxidantes.39,40

Según el doctor Linus Pauling (2 veces Premio Novel de Química), las cantidades óptimas de consumo de vitaminas son mucho mayores que las que proporcionan los alimentos, aún seleccionando los mejores. Las pérdidas de vitaminas en frutas y verduras son enormes debido a las fumigaciones contra insectos y plagas y el tiempo que transcurre desde que se cortan las plantas hasta su consumo. Además de los que son cocinados, ya que las mayoría de las vitaminas son afectadas por el calor. Por ello, la única forma de conseguir las cantidades de vitaminas necesarias para gozar de la mejor salud es tomando suplementos vitamínicos.41

Las recomendaciones del doctor Linus Pauling para una mejor salud son tomar a diario:

- Vitamina C, 2 gramos (2 000 mg) como mínimo.
- Vitamina E, 400 UI.
- Vitamina A o betacaroteno, 25 000 UI.
- Complejo de vitaminas B.
- Minerales (cálcio, magnesio, selenio, hierro, yodo, cobre, manganeso, zinc, cromo y molibdeno).

Summary

The stress as such, as well as the types of treatment are defined. The relations between the multivitamins and minerals and the stress are described and criteria about their use are given. It is concluded that the main antistress drugs found contain vitamins E, B1, B2, B3, B5, B6, B12, C, folic acid and the minerals zinc and iron. Lederle, Rugny, Ayerst, Scherin, Vicks Health Care, Goldline, Squibbs, Miles Inc. and Natural Life are among the main manufacturers.

Subject headings: STRESS/drug therapy; STRESS, PSYCHOLOGICAL/ drug therapy; ANTIOXIDANTS/ therapeutic use; MINERALS/therapeuti c use; VITAMINS/therapeuti c use.

Referencias bibliográficas

  1. García Viniegras CR. Estrés. ¿Cómo enfrentarlo? La Habana: Editorial Ciencias Médicas, 1992:1.
  2. Hernández N. Estrés. Rev Cubana Med Gen Integral 1992;8(3):261- 70.
  3. Solé Febregues A. Vitaminas abecedario salutífero. Farmacia Profesional. 1992;(1):31- 6.
  4. Aghdessi E. Oxidative stress in smokers supplemented with vitamin C. Int J Vitamin Nutr Res 1999;69(1):45- 51.
  5. ANON. Vitaminas apetitoso pastel. Farmacia Profesional 1993;(12):25- 30.
  6. OMS. Farmacología de los medicamentos esenciales de la organización mundial de la salud. Zaragoza:
  7. Mira Editores, 1993.
  8. Kelly GS. Nutritional and botanical interventions to assist with the adaptation to stress. Alternative Med Rev 1999;4(4):249- 65.
  9. ANON. Prevención magia de los antioxidantes. Contrapunto 1995;(12):48- 51.
  10. Koninbg D, Keul J, Northoff H, Berg A. Rationale for specific diet from the viewpoint of sports orthopedics. Relation to stress reaction and regeneration. Orthopade 1997;26(11): 942-50.
  11. Girodon F, Blache D, Monget AL, Lombart M, Brunet-Lecompte P, Arnaud J, et al. Effect of two-years supplementation with low doses of antioxidant vitamins and minerals in elserly subjects on levels of nutrients and antioxidant defense parameters. J Am Coll Nutr 1997;16(4):357- 65.
  12. Krinsky NI. The antioxidant and biological properties of the carotenoids. Ann NY Acad Sci 1998;20;854: 443-7.
  13. Nelson MV, Bailie G. A survey of pharmacists recommendations for supplements in the U.S.A. and V.K. J Clin Pharm Ther 1990;15(2):131- 9.
  14. Spillman D. Survey of food and vitamins in take responses reported by university students stress. Paychol Rep 1990;66(2):499- 502.
  15. Renelli PL, Dickerson RN. Use of vitamin and mineral supplements by pharmacy students. Am J Hosp Pharm 1993;50(4):674- 8.
  16. Shmkova EN, Krasikov SI. Effects of prophylactic vitamin of senior shcoolchildren. Vopr Pitay 1992;(3):40- 2.
  17. Groso SJ, Gabuel E. Vitamin E status in preterm infants fed human milk or infant formula. J Pediatr 1985;106(Apr) :635-9.
  18. Kanter M. free radicals, exercise and antioxidant supplementation. Proc Nutr Soc 1998;57(1):9- 13.
  19. Reiter RJ. Oxidative processes and antioxidative defense mechanism in the aging brain. Fasels J 1995;9(7):526- 33.
  20. ANON. Effect of antioxidant, rich foods on plasma ascorbic acid, cardiac enzime, and lipid peroxide levels in patients hospitalized with acute myocardial infarction. J Am Diet Assoc 1995;95(7):775- 80.
  21. JLL. Oxidative stress during exercise: implication of antioxidant nutrients. Free Radic Biol Med 1995;18(6):1079- 86.
  22. Grimble RF. Effect of antioxidative vitamins on imune function with clinical applications. Int J Vitamin Nutr Res 1997;67(5):312- 20.
  23. Askew EW. Enviromental and physical stress and nutrients requeriments. Am J Clin Nutr 1995;61(3 Suppl):6315- 75.
  24. Basaga HS. Biochemical aspects fo free radicals. Biochem Cell Biol 1990;68(7-8) :989-98.
  25. Sinatra ST, De Marco J. Free radical, oxidative stress, oxidized low density lipoprotein (LDL), and the heart: antioxidants and other strategies to limit cardiovascular damage. Conn Med 1995;59(10): 579-88.
  26. Chriesten WG. Antioxidants and eye disease. Am J Med 1994;97(3A): 145-75. Discussión 225-85.
  27. 26. Sies H, Stahl W. Vitamins E and C, beta – carotene, and other carotenids as antioxidants. Am J Nutr 1995;62(6 Suppl):1315S- 21S.
  28. Blumberg JB. Considerations of the scientific substantiation for antioxidant vitamins and beta-carotene in disease prevention. Am J Clin Nutr 1995;62(6 Suppl):1521S- 26S.
  29. Singh RB, Ghesh S. Dietary intake, plasma levels of antioxidant vitamins, oxidative stress in relation to. Am J Cardiol 1995;76(17): 1233-38.
  30. Aruoma OI. Nutrition and health aspects of free radicals and antioxidants. Food Chem Texicol 32(7):671-83.
  31. Rokitzki L, Logemann E. Lipid peroxidation and antioxidative vitamins under extreme andurance stress. Acta Physiol Scand 1994;151(2): 149-58.
  32. Goldfarb AH. Antioxidants: role of supplementation to prevent exercise – induced oxidative stress. Med Sci Exerc 1993;25(2):232- 6.
  33. Maxwell SR. Prospects for the use of antioxidant therapies. Drugs 1995;49(3):345- 61.
  34. Meyer NA, Muller MJ. Nutrient support of healing wound. New Horiz 1994;2(2):202- 14.
  35. Simon HB. Patient – directed, nomprescription approaches to cardiovascular disease. Arch Intern Med 1994;154(20) :2283-96.
  36. Eduards CH, Cole OJ. Material stress and pregnancy outcomes in a prenatal clinic population. J Nutr 1994;124(6 Suppl):1006 S-21 S.
  37. Greene LS. Asthma and oxidant stress: nutritional, enviromental, and genetic risk factors. J Am Coll Nutr 1995;14(4):317- 24.
  38. Menzel DB. Antioxidants vitamins and prevention of lung disease. Ann N Y Acad Sci 1993;25(2):232- 6.
  39. Christen WG, Glynn RJ, Hennekens CH. Antioxidants and age-realated eye disease. Current and future perspectives. Ann Epidemiol 1996;6(1):60- 6.
  40. Sinatra ST, De Marco J. Free radicals, oxidative stress, oxidized low density lipoprotein (LDL) and the heart: antioxidants and other strategies to limit cardiovascular damage. Conn Med 1995;59(10): 579-88.
  41. Siow RC. Indication of antioxidant stress proteins in vascular endothelial and smooth muscle cells. Free Radic Res 1999;31(4):309- 18.
  42. ANON. Natural life (guía verde de salud) Para vivir más y sentirse mejor (Folleto). Nueva York: Sunuale, 1995.

Recibido: 30 de septiembre del 2000. Aprobado: 2 de noviembre del 2000.
Lic. José Antonio Espinosa Hernández. Centro de Investigación y Desarrollo de Medicamentos. 19 de Mayo No. 21 esquina a Amézaga, Plaza de la Revolución, Ciudad de La Habana, Cuba.

1 Especialista en Información Científica.
2 Licenciado en Ciencias Farmacéuticas. Especialista en Información Científico-Técnica. Centro Nacional de Información de Ciencias Médicas.

©  2010  1999, Editorial Ciencias Médicas

Calle 23 # 177 entre N y O – Edificio Soto, Piso 2
Vedado, Ciudad de La Habana, CP 10400
Cuba
--

AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

sábado, 14 de agosto de 2010

Llamado a incorporar antioxidantes para derrotar el estrés oxidativo considerado hoy como el mal de los chilenos

13/Agosto/2010 -

Nutricionistas, bioquímicos y médicos especializados en deportes llamaron este viernes a la población a incorporar antioxidantes, tanto en la dieta como a nivel suplementario, además de una actividad física adecuada, para derrotar el estrés oxidativo considerado hoy como el mal de los chilenos.

El bioquímico del Instituto de Nutrición y Tecnología de los Alimentos (INTA), Alfonso Valenzuela, la directora nacional del Colegio de Nutricionistas, Dawn Cooper y el médico deportólogo del Meds, Rafael Gutiérrez, explicaron que esta condición de oxidación no controlada a consecuencia de un desbalance orgánico, está asociada al envejecimiento prematuro.

Y también está asociada a más de 200 patologías, como es el caso de las cardiovasculares, neurológicas, degenerativas y ciertos tipos de cáncer, entre otras, que avanzan progresivamente en Chile.

Valenzuela, uno de los pioneros chilenos en la investigación del fenómeno, explicó que las células necesitan realizar procesos de oxidación para vivir, motivo por el que consumimos oxígeno, parte del cual se transforma en moléculas altamente reactivas que reciben el nombre de radicales libres, los que en gran concentración provocan el estrés oxidativo, evento muy serio para la salud de las personas al afectar sus células, tejidos y órganos.

En condiciones normales nuestros sistemas antioxidantes atrapan y neutralizan el exceso de radicales libres, pero ya desde hace varios años este desbalance entre la función pro oxidante y la antioxidante, a favor de la primera, es muy común por factores biológicos y otros externos de nuestra sociedad, como es el caso de una alimentación inadecuada, exposición permanente a contaminantes y radiaciones ultravioletas, estrés psicológico, falta o exceso de ejercicios y ciertos hábitos como el tabaquismo, consumo de alcohol y de algunas drogas, dijo el académico.

Por su parte, la nutricionista clínica, Dawn Cooper, sostuvo que los antioxidantes endógenos que producimos (súper óxido dismutasa, catalasa, glutation peroxidasa) disminuyen también con la edad y que cada vez estamos más expuestos a toxinas, tanto ambientales, como en nuestra alimentación. De allí que es fundamental hoy el consumo de antioxidantes en la dieta y como suplementos.

Aconsejaron privilegiar, en materia de comidas, y a nivel general, el consumo de alimentos con vitamina E (aceites extra vírgenes, germen de trigo, semillas de sésamo), vitamina C (pimientos rojos y verdes, cítricos, perejil), vitamina A (zanahorias, damascos secos, hígado), coenzima Q 10 (carnes, jurel, pistachos) y minerales como manganeso, magnesio y selenio (legumbres, vegetales de hojas verdes, granos enteros, mariscos, cereales integrales).

Cooper dijo que una dieta antioxidante tipo puede ser: té con canela en polvo y 1 pan integral multicereal con tomate (desayuno); té rooibos, 3 pistachos (colación), ensalada de espinaca con callampas shitake, porotos con zapallo, ciruelas negras (almuerzo), y sopa de tomate, betarraga y cebolla, kiwi (cena).

A raíz de que los alimentos ya no poseen la misma cantidad y calidad de nutrientes que hace 20 ó 30 años, por razones de desgaste de suelos, clima y uso de químicos, entre otros factores, la suplementación de antioxidantes validados clínicamente y en dosis adecuadas, es hoy necesaria.

Al respecto los expertos manifestaron la importancia de tocoferoles, bioflavonoides, polifenoles y carotenoides, destacando entre ellos el gran poder antioxidante de la astaxantina natural, muy superior a otros como el ácido alfa lipoico, té verde, coenzima Q10 y vitamina C, por ejemplo.

Gutiérrez dijo que la falta de ejercicio es perjudicial para la salud de las personas, razón por la que urge dejar el sedentarismo, causa también de estrés oxidativo, y hacer una actividad física adecuada, agregando que ello debiera enseñárseles a las personas desde niños, como una cultura esencial.

La actividad física debe ser permanente y mantenida, ojalá desde siempre, para no caer después en excesos que también dañan la salud, como ocurre hoy con personas de 40 ó 50 años que de la noche a la mañana se ponen frenéticos a correr o a hacer ejercicios desmesurados, expresó Gutiérrez.


--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

miércoles, 11 de agosto de 2010

Vitamina D protege la memoria y aprendizaje de adultos mayores (prensalibre.com)

10/08/10 - Salud

La vitamina D parece ser fundamental en la tercera edad ya que las personas con bajos niveles de este nutriente muestran un riesgo mayor de tener problemas en su capacidad de pensar, aprender y memorizar, concluyó una nueva investigación.

Los autores de la Universidad de Exeter (Estados Unidos) publicaron sus resultados en la revista Archives of Internal Medicine.

El ser humano incorpora la vitamina D de dos formas diferentes. Por un lado, la ingesta de productos lácteos, pescado, ciertos frutos de mar y los cereales enriquecidos. Además, la exposición al sol también contribuye a transformar sustancias como el colesterol en vitamina D.

Este importante nutriente ayuda a absorber el calcio y a regular los niveles del calcio y del fósforo en el cuerpo. La deficiencia de vitamina D promueve las fracturas y ciertas enfermedades como la osteoporosis y el raquitismo.

VITAMINA PARA LA TERCERA EDAD

Para indagar el rol de la vitamina D en las funciones cognitivas, David Llewellyn trabajó con 858 hombres y mujeres de 65 o más años. Al comenzar la investigación, los autores les hicieron un examen de salud, tomaron una muestra de sangre y pidieron a los voluntarios que completaran un cuestionario sobre su estilo de vida.

En ese momento y tres y seis años después, cada participante realizó una prueba destinada a detectar el estado de sus diversas habilidades cognitivas.

Los voluntarios con muy bajos niveles de vitamina D mostraron un riesgo 60% mayor de desarrollar un deterioro cognitivo importante y un peligro 31% más grande de experimentar un declive en las funciones ejecutivas. Los autores aclararon que no observaron ninguna relación entre la cantidad de este nutriente en sangre y la atención de los voluntarios.

"Si futuras investigaciones y estudios clínicos avalan que la deficiencia de la vitamina D está causalmente relacionada con el declive cognitivo, se abrirá la puerta a nuevas posibilidades de tratamiento y prevención", dijo Llewellyn.

(con información de www.neomundo.com.ar)

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

jueves, 5 de agosto de 2010

La vitamina E parece prevenir el Alzheimer (Prensa Libre)

La vitamina E parece prevenir el Alzheimer (Prensa Libre)

La vitamina E quizás sea un arma efectiva contra la temida enfermedad de Alzheimer, ya que niveles altos de varios componentes de la vitamina E en la sangre parecen asociarse a un menor riesgo de desarrollar esta patología.

A dichas conclusiones llegó un estudio realizado por el Instituto Karolinska (Suecia), publicado en el Journal of Alzheimer's Disease.

La enfermedad de Alzheimer, un mal muy asociado a la edad, causa la muerte progresiva de las células del cerebro. Los primeros síntomas incluyen la pérdida de la memoria y la confusión, pero con el tiempo y el avance de la patología se observan cambios en el comportamiento y una pérdida de las funciones cognitivas, al punto que dejan de reconocer a la familia y no pueden realizar actividades cotidianas como bañarse y comer.

Los investigadores analizaron el rol de la vitamina E en la prevención de este mal. Este nutriente se encuentra especialmente en el maíz, las nueces, algunas semillas, aceitunas, verduras verdes y aceites vegetales, entre otros.

"La vitamina E es una familia de ocho compuestos pero la mayoría de las investigaciones centradas en el mal de Alzheimer analizan solo uno de los componentes. Nuestra hipótesis es que todos los miembros de esta familia podrían ser importantes en la protección contra este mal", dijo Francesca Mangialasche, uno de los autores.

Mangialasche comparó las personas con mayor y menor nivel de vitamina E y observó que los hombres y mujeres con niveles más altos tenían un riesgo entre 45 % y 54% menor sufrir de este mal. La especialista arriesgó que este efecto protector se debe a la combinación de las distintas formas de este nutriente.

"Nuestros hallazgos deben ser confirmados pero abren la posibilidad de que una presencia equilibrada de las distintas formas de vitamina E tenga un importante efecto neuroprotector", dijo la especialista.

(con información de www.neomundo.com.ar)

--
AHANAOA A. C.
Miguel Leopoldo Alvarado
Fundador y Presidente

VITAMINAS

VITAMINAS.INFO

Sitio de información técnica y científica sobre las vitaminas.

Descripción, clasificación, propiedades, requerimientos, recomendaciones, y utilización terapéutica de las vitaminas.

Buscar este blog

BUSCADOR DE SITIOS DE NUTRIOLOGIA ORTOMOLECULAR

BUSCADOR DE VITAMINAS-CONTROVERSIA

PRESENTACION SOBRE LAS VITAMINAS


Uploaded on authorSTREAM by marcelaavila

OLIGOELEMENTOS

Los oligoelementos son bioelementos que se encuentran en cantidades pequeñísimas en los seres vivos y tanto su ausencia como una concentración por encima de su nivel característico puede ser perjudicial para el organismo.

Los siguientes elementos (listados alfabéticamente) son considerados oligoelementos en humanos:

  • Boro
  • Bromo
  • Cromo Potencia la acción de la insulina y favorece la entrada de glucosa a las células. Su contenido en los órganos del cuerpo decrece con la edad. Los berros, las algas, las carnes magras, las hortalizas, las aceitunas y los cítricos (naranjas, limones, toronjas, etc.), el hígado y los riñones son excelentes proveedores de cromo.
  • Cobalto
  • Cobre Estimula el sistema inmunitario. Podemos obtenerlo en los vegetales verdes, el pescado, los guisantes, las lentejas, el hígado, los moluscos y los crustáceos.
  • Flúor
  • Hierro
  • Manganeso
  • Molibdeno
  • Níquel
  • Selenio
  • Silicio
  • Vanadio
  • Yodo
  • Zinc

Para otros elementos, como el litio, el estaño o el cadmio, su esencialidad no está totalmente aceptada; incluso de la anterior lista no está clara la esencialidad del bromo y el boro.

Hay otros elementos que están en una mayor cantidad en los seres humanos, por lo que no se les denomina elementos traza. En orden de abundancia (en peso) en el cuerpo humano: azufre, potasio, sodio, cloro y magnesio.

Los anteriores elementos son esenciales en seres humanos; hay elementos que sólo lo son en unos determinados seres vivos. Por ejemplo, el wolframio es esencial en algunos microorganismos.

Cada elemento tiene un rango óptimo de concentraciones dentro de los cuales el organismo, en esas condiciones, funciona adecuadamente; dependiendo del elemento este rango puede ser más o menos amplio. El organismo deja de funcionar adecuadamente tanto por presentar deficiencia como por presentar un exceso en uno de estos elementos.

Obtenido de "http://es.wikipedia.org/wiki/Oligoelemento"

Categorías: Biomoléculas | Minerales y oligoelementos

Vitamina

De Wikipedia, la enciclopedia libre

Las vitaminas (del latín vita (vida) + el griego αμμονιακός, ammoniakós "producto libio, amoníaco", con el sufijo latino ina "sustancia") son compuestos heterogéneos imprescindibles para la vida, que al ingerirlas de forma equilibrada y en dosis esenciales puede ser trascendental para promover el correcto funcionamiento fisiológico. La gran mayoría de las vitaminas esenciales no pueden ser sintetizadas (elaboradas) por el organismo, por lo que éste no puede obtenerlos más que a través de la ingesta equilibrada de vitaminas contenida en los alimentos naturales. Las vitaminas son nutrientes que junto a otros elementos nutricionales actúan como catalizadoras de todos los procesos fisiológicos (directa e indirectamente).

Las vitaminas son precursoras de coenzimas, (aunque no son propiamente enzimas) grupos prostéticos de las enzimas. Esto significa, que la molécula de la vitamina, con un pequeño cambio en su estructura, pasa a ser la molécula activa, sea ésta coenzima o no.

Los requerimientos mínimos diarios de las vitaminas no son muy altos, se necesitan tan solo dosis de miligramos o microgramos contenidas en grandes cantidades (proporcionalmente hablando) de alimentos naturales. Tanto la deficiencia como el exceso de los niveles vitamínicos corporales pueden producir enfermedades que van desde leves a graves e incluso muy graves como la pelagra o la demencia entre otras, e incluso la muerte.

La deficiencia de vitaminas se denomina avitaminosis, no "hipovitaminosis", mientras que el nivel excesivo de vitaminas se denomina hipervitaminosis.

Esta demostrado que las vitaminas del grupo "B" (complejo "B") son imprescindibles para el correcto funcionamiento del cerebro y el metabolismo corporal. Este grupo es hidrosoluble (solubles en agua) debido a ésto son eliminadas principalmente por la orina, lo cual hace que sea necesaria la ingesta diaria y constante de todas las vitaminas del complejo "B" (contenidas en los alimentos naturales).

Frutas y verduras, una buena fuente de vitaminas.

Contenido

[ocultar]

Clasificación de las vitaminas [editar]

Las vitaminas se suelen clasificar según su solubilidad: en agua hidrosolubles o en lípidos liposolubles. En los seres humanos hay 13, 9 hidrosolubles (8 del complejo B y la vitamina C) y 4 liposolubles (A, D, E y K).

Hidrosolubles [editar]

Liposolubles [editar]

Éstas son peligrosas en grandes dosis porque el organismo no las puede eliminar fácilmente.

Una mnemónica para recordar las liposolubles A, D, K, E es "Ha de kaer" O "ADKE".

Funciones [editar]

  • Las vitaminas son moléculas orgánicas cuya ausencia provoca enfermedades llamadas avitaminosis, como el escorbuto. Puesto que el organismo no es capaz de sintetizarlas debe adquirirlas junto con los alimentos. Una dieta en la que falte alguna de ellas provocará trastornos metabólicos, enfermedades, e incluso la muerte.
  • Las vitaminas suelen ser precursoras de las coenzimas.
  • Las vitaminas también actúan como sustancias antioxidantes, que previenen distintos tipos de cáncer. Así por ejemplo la vitamina E, parece que tomada en los alimentos que la contienen, previene del cáncer de próstata.

Avitaminosis [editar]

La deficiencia de vitaminas puede producir trastornos más o menos graves, según el grado de deficiencia, llegando incluso a la muerte. Respecto a la posibilidad de que estas deficiencias se produzcan en el mundo desarrollado hay posturas muy enfrentadas. Por un lado están los que aseguran que es prácticamente imposible que se produzca una avitaminosis, y por otro los que responden que es bastante difícil llegar a las dosis de vitaminas mínimas, y por tanto, es fácil adquirir un deficiencia, por lo menos leve.

Normalmente, los que alegan que es "poco probable" una avitaminosis son mayoría. Este grupo mayoritario argumenta que:

  • Las necesidades de vitaminas son mínimas, y no hay que preocuparse por ellas, en comparación con otros macronutrientes.
  • Se hace un abuso de suplementos vitamínicos.
  • En nuestro entorno se hace una dieta lo suficientemente variada para cubrir todas las necesidades.
  • La calidad de los alimentos en nuestra sociedad es suficientemente alta.

Por el lado contrario se responde que:

  • Las necesidades de vitaminas son pequeñas, pero también lo son las cantidades que se encuentran en los alimentos.
  • No son raras las carencias de algún nutriente entre la población de países desarrollados: hierro y otros minerales, antioxidantes (muy relacionados con las vitaminas), etc.
  • Las vitaminas se ven afectadas negativamente por los mismos factores que los demás nutrientes, a los que suman otros como: el calor, el pH, la luz, el oxígeno, etc.
  • Basta que no se sigan las recomendaciones mínimas de consumir 5 porciones de verduras o frutas al día para que no se llegue a cubrir las necesidades diarias básicas.
  • Cualquier factor que afecte negativamente a la alimentación, como puede ser, cambios de residencia, falta de tiempo, mala educación nutricional o problemas económicos; puede provocar alguna deficiencia de vitaminas u otros nutrientes.
  • Son bien conocidos, desde hace siglos, los síntomas de avitaminosis severas. Pero no se sabe tan bien como diagnosticar una deficiencia leve a partir de sus posibles síntomas como podrían ser: las estrías en las uñas, sangrado de las encías, problemas de memoria, dolores musculares, falta de ánimo, torpeza, problemas de vista, etc.

Por estos motivos un bando recomienda consumir suplementos vitamínicos si se sospecha que no se llega a las dosis necesarias. Por el contrario, el otro bando lo ve innecesario, y avisan que abusar de suplementos puede ser perjudicial.

Hipervitaminosis y toxicidad de las vitaminas [editar]

Las vitaminas aunque son esenciales, pueden ser tóxicas en grandes cantidades. Unas son muy tóxicas y otras son inocuas incluso en cantidades muy altas.
La toxicidad puede variar según la forma de aplicar las dosis. Como ejemplo, la vitamina D se administra en cantidades suficientemente altas como para cubrir las necesidades para 6 meses; sin embargo, no se podría hacer lo mismo con vitamina B3 o B6, porque seria muy tóxica.
Otro ejemplo es el que la suplementación con vitaminas hidrosolubles a largo plazo, se tolera mejor debido a que los excedentes se eliminan más fácilmente por la orina.

Las vitaminas más tóxicas son la D, y la A, también lo puede ser la vitamina B3.
Otras vitaminas, sin embargo, son muy poco tóxicas o prácticamente inocuas.
La B12 no posee toxicidad incluso con dosis muy altas. A la tiamina le ocurre parecido, sin embargo con dosis muy altas y durante mucho tiempo puede provocar problemas de tiroides. En el caso de la vitamina E, sólo es tóxica con suplementos específicos de vitamina E y con dosis muy elevadas. También se conocen casos de intoxicaciones en esquimales al comer hígado de mamíferos marinos.

Recomendaciones para evitar deficiencias de vitaminas [editar]

La principal fuente de vitaminas son los vegetales crudos, por ello, hay que igualar o superar la recomendación de consumir 5 raciones de vegetales o frutas frescas al día.

Hay que evitar los procesos que produzcan pérdidas de vitaminas en exceso:

  • Hay que evitar cocinar los alimentos en exceso. A mucha temperatura o durante mucho tiempo.
  • Echar los alimentos que se vayan a cocer, en el agua ya hirviendo, en vez de llevar el agua a ebullición con ellos dentro.
  • Evitar que los alimentos estén preparados (cocinados, troceados o exprimidos), mucho tiempo antes de comerlos.
  • La piel de las frutas o la cáscara de los cereales contiene muchas vitaminas, por lo que no es conveniente quitarla.
  • Elegir bien los alimentos a la hora de comprarlos, una mejor calidad redunda en un mayor valor nutritivo.

Aunque la mayoría de los procesamientos perjudica el contenido vitamínico, algunos procesos biológicos pueden incrementar el contenido de vitaminas en los alimentos, como por ejemplo:

Los procesos industriales, normalmente suelen destruir las vitaminas. Pero alguno puede ayudar a que se reduzcan las pérdidas:

  • El vaporizado del arroz consigue que las vitaminas y minerales de la cascara se peguen al corazón del arroz y no se pierda tanto al quitar la cascara.
    Hay que recordar que el arroz con cáscara tiene 5 veces más vitamina b1 (y otras vitaminas) que el que está pelado.
  • La congelación produce pérdidas en la calidad de las moléculas de algunas vitaminas inactivando parte de ellas, es mejor consumir los alimentos 100% frescos.
  • Los procesos de esterilización UHT, muy rápidos, evitan un exceso de pérdidas vitamínicas que un proceso más lento. También puede neutralizar el efecto de algunas enzimas destructoras de vitaminas como las que se encuentran dispersas en el jugo de naranja.

No consumir vitaminas en los niveles apropiados (contenidas en los alimentos naturales) puede causar una grave enfermedad.

Véase también [editar]